5 factores a tener en cuenta a la hora de elegir un terreno para construir una casa

Construir una casa es una de esas ideas a la vez atractivas y atrevidas. Si es la primera vez que trabajas en ello, habrán muchas preguntas en vuestra mente, muchas de las preguntas estarían centradas en la casa en sí, pero cuando se dan los primeros pasos para hacer realidad el proyecto, la parcela cambia, entra en juego y surgen nuevos dilemas en los que quizás no habíamos pensado antes. ¿Afectará la parcela a la fase de construcción de nuestra casa? ¿Cómo saber si un terreno es mejor o peor que otro? ¿A qué debe prestar atención al elegir un terreno? Por supuesto, la ubicación de la parcela es uno de los puntos más importantes antes de sumergirse en un tema, y ciertamente supera a muchos otros factores en nuestras prioridades.


Después de todo, cuando tenemos la libertad de construir un hogar, también buscamos la libertad de construir un hogar donde nos guste y queramos disfrutarlo con nuestros seres queridos. Por lo tanto, elegir un lugar es algo muy personal y depende de la persona. Pero una vez elegido el lugar o zona donde queremos construir, ¿Qué otros factores hay que tener en cuenta para elegir un buen terreno?


1. EL TERRENO


Se marca la cimentación en el suelo para la próxima ejecución.


Este es uno de los factores que más afectará a la futura construcción de nuestra casa. Necesitamos saber lo máximo posible sobre los tipos de suelo de nuestras parcelas: composición, vertederos antiguos, posibles zonas con embalses de aguas subterráneas o arroyos, etc. Una buena opción para nosotros es contratar a un geólogo para que realice un estudio preliminar del terreno antes de la compra. Esto nos ayudará a evitar los terrenos más irregulares, como los provocados por rellenos (escombros, movimiento de tierras, etc.) o materiales orgánicos.


Los mejores suelos para construir una casa son compactos, duros y duraderos (piedras, gránulos y arcilla). Un ejemplo es el terreno rocoso, donde las rocas son abundantes y lo suficientemente fuertes como para sostener nuestras casas sobre cimientos más simples. Sin embargo, si uno de nuestros planos de casa incluyera un sótano grande, la gran cantidad de roca dificultaría mucho la excavación y aumentaría los costos de construcción.

Habita suelo rocoso. Se desarrolla en superficie y no tiene sótano.


Por otro lado, es igualmente importante conocer la altura del nivel freático e incluso cómo ha evolucionado en los últimos años, lo que nos ayudará a comprender el comportamiento topográfico de nuestras parcelas durante las épocas más húmedas.

Sin embargo, considerando el desarrollo y presupuesto del proyecto, la investigación geotécnica del terreno que nos interesa será muy importante. Sería aún mejor si pudiéramos conseguirlo antes de comprar.


Construir una casa en una pendiente es más complicado.


Lo último a considerar al evaluar la topografía de un terreno es su pendiente. Los desniveles son interesantes por el drenaje y mejor asoleamiento y ventilación de la casa, pero construir en desniveles suele ser más caro que en terreno llano, lo que nos dará más libertad para construir y configurar como queramos de otra forma. El uso se implementa en la parcela.


2. VEGETACIÓN


Aunque a primera vista pueda parecer irrelevante, la vegetación ya presente en la parcela es otro punto al que debemos prestar atención. En muchas ciudades de España se puede proteger la vegetación y los árboles. Esto significa que no podremos talar los árboles existentes o, si lo hacemos, tendremos que pagar multas o tasas al ayuntamiento correspondiente.

La presencia de vegetación también es un indicador de la calidad del suelo, normalmente mejor (pero no excesiva) cuando hay vegetación en la parcela. Cabe señalar que las raíces de ciertas especies de árboles afectarán a los cimientos y amenidades de nuestras futuras casas, por lo que, si ya están ahí y queremos protegerlas, la casa debe guardar una buena distancia con ellas.

Además, las parcelas con muchos árboles pueden no ser recomendables, ya que esto limitará la cantidad de luz y sol que llega a nuestro futuro hogar. Por la misma razón, es importante entender las especies de árboles en la parcela, pueden estar en etapas tempranas de crecimiento y haber crecido con el paso de los años y restringido la luz solar a nuestra casa, o sus raíces se han extendido y afectado la casa...


3. ORIENTACIÓN


Una vivienda parcialmente enterrada en un terreno rocoso. La excavación de estos suelos es costosa. La orientación del terreno es un factor determinante que influirá mucho en el diseño de la casa que construiremos sobre él. En planta, no sólo en orientación, nos referimos a su desarrollo o expansión respecto al punto base. Entonces, en una pieza plana, hay que mirar qué lado es más largo, mejor si es el lado sur, porque permitirá desarrollar más largo de la fachada de la casa en esa dirección y captar más radiación solar. Aporta mayor confort y ahorro energético en calefacción e iluminación. Por la pendiente del terreno, los que tengan pendiente hacia el sur serán óptimos. Esto nos protegerá del frío del norte, aumentará el espacio habitable en el lado sur y facilitará el flujo de aire para una mejor ventilación. En la dirección de la parcela, también debes pensar en el medio ambiente. La parcela está bien orientada, pero hay un edificio alto en el lado sur que da sombra durante todo el día. Los edificios, las colinas y la vegetación circundantes son factores importantes a tener en cuenta, ya que afectan la luz solar y el flujo de aire.


4. LA ACCESIBILIDAD Y LAS INFRAESTRUCTURAS

Vivienda semienterrada en terreno inclinado.


Aunque muchas veces es difícil hacerlo todo a la vez, asegurarnos de que nuestras parcelas cuenten con los servicios necesarios con antelación para abastecer nuestras viviendas es fundamental para la viabilidad del proyecto. Aplicamos al suministro de agua, electricidad y la posibilidad de conectarse a la red de alcantarillado. Aún mejor si también está listo para enchufarlos (por lo general, están dentro del gabinete en la cerca).

Por otro lado, una ubicación accesible y bien comunicada facilitará los trabajos de construcción y reducirá los costes asociados al transporte de materiales y otros materiales. También es importante investigar y comprender los futuros proyectos de infraestructura urbana (o de cualquier otro tipo) que puedan afectar nuestras áreas o su entorno.


Es accesible por algún medio de transporte público y está cerca de instalaciones como escuelas, centros comerciales, instalaciones deportivas, etc. Esto facilitará nuestra vida diaria y reducirá los costes de entrega y mantenimiento.


5. EL TAMAÑO Y LA NORMATIVA URBANÍSTICA QUE AFECTA A LA PARCELA


El tamaño del lote es un factor muy importante y puede inducir a error, por lo que siempre debemos consultar las normas vigentes de la ciudad. Los lotes grandes no significan necesariamente la capacidad de construir casas muy grandes, según las disposiciones de las ordenanzas que afectan a nuestros lotes. Otro escenario que puede ocurrir es que haya algún tipo de servidumbre colocada en el lote que limitará nuestra capacidad para construir y usar todo el lote.


Para obtener esta información, lo mejor es acudir al ayuntamiento correspondiente o consultar a nuestros arquitectos informados y explicar las posibilidades que ofrece el terreno que nos interesa antes de comprar. En la primera visita, para tener una idea general de la casa que vamos a poder construir en el terreno, lo mejor es fijarse en las casas de alrededor u otras edificaciones cercanas. Es probable que estén sujetos a las mismas reglas de planificación urbana y sirvan como guías sobre dónde podemos construir viviendas.

La casa es un desarrollo plano.

En general, lo ideal sería un terreno que podamos pagar, ubicado en un lugar que nos interese, con un suelo intrínsecamente duro y duradero (aunque si fuera todo roca, eso podría ser perjudicial, según el proyecto). tiene vegetación, pero no ocupa toda la parcela, de las cuales la orientación sur es la que mejor domina, ya sea por su desarrollo lateral o de borde, o por su pendiente, si la tiene, es de fácil acceso, hay servicios cercanos que facilitan la vida cotidiana, y las normas urbanísticas permiten el pleno aprovechamiento de su superficie.

Encontrar una parcela que reúna todas estas características ciertamente no es tarea fácil, pero si lo hacemos, se lo agradeceremos en el futuro. La selección del suelo es un proceso muy importante y muy relacionado con la casa en la que viviremos, por lo que merece la pena dedicarle el tiempo necesario. Si estás buscando un terreno con la intención de construir una casa, en MASLOW HOMES estaremos encantados de ayudarte y asesorarte desde el primer momento.




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo